Friday, August 08, 2008

Ocho del ocho del cero ocho a las ocho cero ocho

Hoy es ocho de agosto, mes octavo, del dos mil ocho, y a las ocho cero ocho en Beijing (por favor no lo pronuncien "beyin") un montón de gente que era económicamente pobre nos demostró porqué nuestro vecindario tiene cada vez más chinos, de cada una de sus cincuenta y pico de variedades.

Pero esta entrada de mi blog, pese a estar escrita en un teclado chino de una laptop china, con periféricos, memoria y discos fabricados en china, así como mis zapatillas, medias, camisa, y probablemente mi GAP underwear, este blog señores y señoras, no les va a hablar de los chinos. Porque los chinos son de pocas palabras, pero de extenso pensamiento, o al menos parecen estar pensando mientras nosotros hablamos. Quizás estén durmiendo presas del tedio que representa nuestro discurso.

EL blog de hoy les propone ingresar en el misterioso mundo del significado de los números.

El filósofo chino Q´in Ch´u, que vivió junto al primer emperador oficial chino alrededor del año 400 AC, fue quien creó el intrincado y profundo arte de asignarle un significado a cada número. De ese modo pudo recordar las cifras y aprender a contar.

He aquí los significados, en exclusiva para mis lectores.

Primero, relájense y cierren los ojos. Si continúan leyendo significa que no cerraron los ojos, pero es mejor pues de lo contrario perderían lo que sigue.

Piensen relajadamente en un número del uno al nueve. Bostecen una vez y piensen en ese número de nuevo. Este primer número representa a Usted querido lector.

Luego piensen en un segundo número, con relajación y fuerza a la vez. Este segundo número representa a una persona muy cercana a Usted, quizás su marido, mujer o mascota. Ya sé que dije "persona", no nos pongamos estrictos. Puede ser perro, gato o el bife de chorizo que ha comido recientemente.

El 1

Simboliza la individualidad. Usted (o su bife) son egoístas aunque no por maldad, sino por individualismo y una necesidad de estar solos y relajarse y meditar. SOn personas muy seguras y aunque se sientan inquietas en algún momento a causa de este aislamiento, suelen encontrar con qu´´e hacerse fuertes mirándose interiormente. Pese a los contratiempos de la soledad, prefieren ese estado al de las multitudes o grupos.

El 2

Representa la pareja o la asociación. Eres gregario o tal vez gregaria, buscas complementarte y completarte en el otro. Sabes que dos solamente no bastan, sin embargo prefieres la exclusividad de una compañía al relativo peligro de agregar más integrantes al grupo. Tres son multitud. Eres una persona fiel y leal, aunque no del todo feliz.

El 3

Un número misterioso y potencialmente peligroso, con mucho poder pese a su pequeña talla. Si elegiste el tres, tienes una gran inestabilidad e indecisión a la hora de elegir o moverte en la vida, pero no es tu culpa, pues no los has elegido realmente sino que te ha elegido a tí. Tienes muchos momentos en los que no sabes lo que quieres y aún las cosas que posees se te hacen poco atractivas y sales a buscar otras.

El 4

El balance de los componentes fundamentales de la vida. Si elegiste este maravilloso número sabes que no te falta nada, salvo que salgas a buscar lo superfluo o abundante. Si te ciernes a lo que realmente necesitas, serás feliz. Eres una persona segura dentro de los límites de tu entorno, y prefieres no aventurarte mucho fuera, pues allí pierdes el balance de los cuatro elementos. Eres algo místico y crees en lo sobrenatural aunque sin exageraciones.

El 5

La matemática y la exactitud. Quien elige el cinco es una persona testaruda y amante de la perfección. Difícil de convencer y de seducir, y a la vez sólida y fuerte como un roble. Sabes que tienes el poder de generar los números más grandes, pues te multiplicas hasta el infinito. Y aún con todo ese poder, envidias a otros por su agilidad y por ser más delgados o esbeltos o simplemente por verse mejor. No es bueno ser un cinco si estás pendiente de tu figura pues ganarás peso inevitablemente.

El 6

Peligro y superstición. Eres una persona de temer pues tus intenciones no son buenas. Muy volátil y cambiante, te puedes convertir en un dos o un tres en un abrir y cerrar de ojos y la gente no puede confiar en tí. Tú sabes que tu poder encierra algo maligno y tiendes a meterte con los dos y los tres y causarles enormes problemas. Si te asocias con un seis puedes encontrar algo de estabilidad, pero solo te domina totalmente un nueve.

El 7

La perfección absoluta. Eres una persona completa y única, pues el siete no se divide sino por sí mismo y por el uno. Estarás distante del resto no por decisión propia sino porque te verán como demasiado inaccesible y no se acercarán a tí fácilmente. Un siete está condenado a la soledad en la multitud y a no ser el centro de nada aunque todos lo querrán utilizar pues su poder está en el balancear las situaciones de los demás.

El 8

La abundancia y la sensualidad. Eres un cuatro exacerbado, dotado de sinuosas características de seducción y sensualidad. Adiras el lujo y algunos excesos, que completan tu perfil sociable, pues todo el mundo se acerca a ti buscando compartir lo que ellos piensan que te sobra. Puede que ganes peso si te descuidas, pero no te preocupa pues te dará un aspecto más digno y saludable.

El 9

La riqueza y el poder. Si elegiste el nueve estás predestinado a las grades cosa, los grandes proyectos y la riqueza. Has superado la inestabilidad de un tres y tienes la abundancia de un ocho. Seduces porque proyectas un aura de omnipotencia y sabes usarla efectivamente. Tu punto débil es que en el fondo eres tres veces un tres y por lo tanto dudas constantemente acerca de la validez de lo que decidez.

¿Han descubierto estos rasgos en ustedes? Escríbanme y no duden en solicitar un análisis completo por una módica suma en concepto de honorarios de consultoría numerológica china.

2 comments:

Anonymous said...

Muy bueno lo de los numeros, me anoto para que me diagnostiques.
Pero a los chinos les falto un numero que identifique al ser argentino, creo que no encaja en ninguno! Merce

Katrin said...

Excelente! Primero pensé en el 7 y luego en el 8...! Wow!